Sunday, December 15, 2013

The Landscapes of Tiburcio Lorenzo (1912 – 1996) Pinar del Rio

Tiburcio Lorenzo (1912 – 1996) was born in Las Taironas, Pinar del Río, Cuba. In 1936, he won, out of seventy contestants, one of the three scholarships assigned to his province to study at the San Alejandro Academy of Fine Arts. There, he was a pupil of the outstanding landscape painters Domingo Ramos and Leopoldo Romañach. He graduated from San Alejandro in 1944. In Havana he became a close friend of Victor Manuel and Fidelio Ponce, and painted alongside them.
Soon after his graduation, he participated in the exhibit Arte Pictórico (Pictorial Art), in the Social Center of the Spanish Colony of Pinar del Río, in 1944, where he presented landscape paintings of “exceptional virtues”, according to the art critics. One year later he finished Monumento a las Madres (Monument to Mothers), a sculpture that was placed, in 1945, at the Parque de la Independencia de Pinar del Río (Independence Park of Pinar del Río).

Tiburcio Lorenzo fought to arouse interest in painting and to promote its development in the Pinar del Río region. Along with other province fellows, he made important efforts to create the Provincial School of Fine Arts, a dream which came true in 1946. The artist then taught there for twenty years. His work was shown in the XXXI Fine Arts Salon in Havana in 1949, and in subsequent exhibits by this entity. In 1954, he exhibited the artwork Flamboyan at the Segunda Bienal Hispanoamericana de Arte (Second Hispanic American Biennial of Art) in Havana. The following year, he was presented at the Sociedad Liceo de Pinar del Río (Lyceum Society of Pinar del Rio), in the Primer Salon Nacional de Artes Plasticas (First National Salon of Fine Arts). Additionally, he stood out at the collective selection of Cuban painters that was sent to Tampa, Florida, on the occasion of the commemoration of the centennial of that city's foundation.

The El Prado Gallery, in Havana, served as his agent from its inception and exhibited him again in 1959. There is a museum and salon today in Cuba which bears his name, the National Hall Tiburcio Lorenzo, UNEAC in Pinar del Rio, Cuba. Of all of the painters in Cuba's history, Tiburcio Lorenzo Sanchez is credited as the driving force which helped to bring fine art to western Cuba. He continued his work until 1991 and passed away in Cuba on August 13, 1996.




Tiburcio Lorenzo Sánchez, Cuba (1910-1996)
Pintor y profesor Escuela Cubana 
Nació en Pinar del Río, en el barrio de Las Taironas, el 14 de abril, falleció el 13 de agosto en la ciudad pinareña.

De origen campesino, En 1924 llega a la capital de la provincia pinareña, donde estudia, trabaja y recibe sus primeras clases de dibujo. En 1936 se presenta a una oposición y obtiene beca para estudiar Pintura e ingresa en 1937 en la Academia de Pintura, Dibujo y Modelado, San Alejandro. Una vez concluida su carrera regresa a su ciudad natal y se destaca como eminente paisajista.
Desde 1944 comienza su lucha por la creación, junto a otros artistas, de la Escuela Provincial de Artes  Plásticas de Pinar del Río. Asimismo en el 1944 comienza a  presentar sus obras en exposiciones colectivas y personales. El 6 de junio de 1946 funda la escuela por la que tanto luchó y en la que tanta pujanza, rigor y esmero en su trabajo docente empeño.
En el 1955 concurre al  Primer Salón Nacional de Artes Plásticas  en los salones del Lyceum, En este período (1955-1956) se funda el Grupo Lupa que es el Liceo Unión Pro Arte de Pinar del Río.Aquí obtuvo los tres primeros premios con sus obras Rinconcito, Otoño y Barca.También  en 1955 envía obras a Tampas en ocasión del Centenario de la ciudad de Pinar del Río, entre ellas sus óleos Flamboyant, Alborada y con su Luz tropical obtuvo el Primer Premio. En ese mismo año concurre al I Salón de Humoristas del Grupo Punta, también pinareño.
En el mes de abril de 1956 realiza una exposición con pintores y escultores en el Lyceum Femenino Pinareño con otros paisajes. En los meses de noviembre y diciembre asiste en La Habana, en el Museo Nacional de Bellas Artes, al VII Salón Nacional de Pintura y Escultura con sus óleos, Comienzo, Rincón Pinareño y Cuba primitiva. También en 1956  va al Concurso  “Pedro Junco” en el que obtuvo el Primer Premio  con su obra Los amigos.
En 1957 expone en el Ayuntamiento pinareño sus obras: Guajiro, Rincón, Paisaje, todos óleos y Marina en caseína. En ese año expone Paisajes Cubanos en Madrid, donde obtuvo de nuevo premio con su obra Luz tropical de rico colorido. Asimismo expone en el Salón Bodas de Oro por el cincuentenario  de la tienda El Arte, en Galiano, donde obtuvo el Primer Accesit con Rincón de paz.
En 1958 expone en la Galería de Prado en La Habana; también presenta obras en Salón XXXIX Salón de Bellas Artes  en el Museo Nacional, sus óleos Remanso y Camino de la droga, dos de singular importancia. Vuelve a participar en el Concurso “Pedro Junco” Jr., en el Ayuntamiento de Pinar del Río y obtiene su obra el primer lugar. En el Salón de Otoño, en el Museo Nacional de Bellas Artes presenta sus paisajes: nuestros campos, La eterna nodriza que es una de sus más hermosas pinturas que refleja parte de nuestra identidad cultural, se ve una anciana, sentada en un pequeño banquito, ordeñando una vaca.
Toda su obra es entrañablemente cubana, refleja el colorido en todo su esplendor pero con la caricia suave, aterciopelada del sol del amanecer o del bello atardecer pinareño.
En 1959 expone en la Galería de Prado, en La Habana, sus obras Valle de Viñales, Valle de Isabel María. Contraste criollo y Rincón pinareño, Además de  Postreros ordeño, labor cotidiana y panorama campesino. En 1964 obtiene el Primer Premio en el Concurso de Arte y Literatura  26 de julio, con su obra Rincón pinareño. Allí presentó asimismo Retratos, otro de los géneros tratado por este pintor de paisajes y retratos fundamentalmente.
En el 1967 presentó retratos y paisajes que incluía retratos al pastel, (como el busto al Ché Guevara, el de la doctora Mari Lola Montoro Agüero  y el de su alumna Ursulina Crúz Díaz), otra de las técnicas en las que desarrolló  su dominio equilibrado del buen dibujo, la certeza en la aplicación del color y la captación del carácter y del mundo interior de cada modelo. El 20 de septiembre de 1972 se realizó una emisión de sellos postales con su obra Ciclón (por el ciclón Flora) con formato de 72,5 x 97,5 cm y que se expuso con motivo del Decenio Hidrológico Internacional.
En 1977 sus Paisajes de Cuba se exponen en Viet Nam, Laos, Mongolia y República Democrática de Corea, entre estos paisajes figuraban lugares pinareños como Cerro  de Cabras, Cabañas, Zona de Cinco Pesos, cerca del poblado de San Cristóbal y otros en los que se destaca la obra Rutina, En 1978 expuso en el Museo Histórico de Pinar del Río, en 1980 fue mención en el Salón Nacional de Paisaje “Leopoldo Romañach”. En el 1991 se realiza la Exposición Homenaje a los Fundadores  de la Escuela Provincial de Bellas Artes de Pinar del Río, y sus obras figuran entre las primeras.
Recibió numerosas condecoraciones y distinciones, entre las que citamos Distinción por la Cultura Nacional, la Orden “Raúl Gómez García”, la Distinción por la Educación Cubana, Fundador de la Escuela de Artes Plásticas de Pinar del Río, la Medalla de la Alfabetización, múltiples y merecidos homenajes, la Distinción por la UNEAC, También obtiene el Escudo Pinareño alta distinción que otorga esa Ciudad, el 24 de abril de 1991, el Sello de Laureado por el Sindicato de Trabajadores de la Cultura y la Distinción Viñales de Bronce dado por la UNEAC de Pinar del Río.
Destacado profesor de Dibujo del Natural y de Paisaje, sus obras recogen el suave colorido, la bruma clara de la mañana, el toque del sol sobre la yerba, el cielo cubano en todo su esplendor; Pintor de paisajes con flamboyanes y escenas típicas del campesinado,  abuelas ordeñando las vacas muy temprano en la mañana, los verdes y amarillos de la pradera con roció mañanero, los atardeceres de rica gama cromática estuvieron entre sus temas preferidos. Hombres y Mujeres de pueblo, niños limpiabotas, pescadores, así como figuras y personalidades de cierto rango también quedaron atrapados en sus pinceles o en sus pasteles. Captó muy bien la esencia de la atmósfera cubana, hombre de rigurosa composición y dibujo sin igual. Con razón cuando se menciona al  “dueño  y señor del paisaje cubano”, es de Tiburcio Lorenzo de quien se habla.
Figuraban troncos, ceibas y rincones de su Pinar, el Tejar Ruiz, rincones de la finca de los Pachín, donde acudíamos sus alumnos con caballetes, maleta y lienzos para aprender el manejo de las gamas de la naturaleza en las diferentes horas del día o  la tarde.
Tenía su estudio en los altos del Comercio La India propiedad de sus suegros, la familia Pereira.
El color y la luz, junto a un buen dibujo, fue su máxima en cada obra. Sus atmósferas transparentes, su dibujo sensual le dan a su obra el encanto de lo cubano sin peder poesía y lirismo.
Tiburcio Lorenzo

Tiburcio Lorenzo

Tiburcio Lorenzo

No comments:

Post a Comment